Catálogo de intenciones

El nuevo ministro de Educación ha presentado un borrador para el próximo año escolar en su primera comparecencia en la Comisión de Educación y Deporte del Congreso

mendez

Iñigo Méndez de Vigo ‘debutó’ esta semana en su primera Comisión de Educación del Congreso. Lo hizo anunciando públicamente en qué consistirá el próximo curso escolar.

Uno de los puntos más polémicos, la continuidad de la LOMCE, ya tiene respuesta: “Cumplir las leyes es una exigencia democrática. Está en vigor y su calendario de aplicación forma parte de la ley. Está para cumplirse, y la aplicación sirve a los intereses generales de la sociedad y para dar certidumbre a alumnos docentes y padres”, aunque no quiso cerrar las puertas al diálogo, asegurando que va a poner “todo lo que esté en mi mano para un acuerdo”.

Asimismo, su intención es la de hacer un esfuerzo económico incrementando el presupuesto de becas generales para 2016: “La crisis ha exigido un esfuerzo a la sociedad pero ahora es hora de revisar las partidas”, recalcó. Entre esas ayudas están las subvenciones destinadas a la adquisición de libros.

Otro de los pilares es la reducción del abandono escolar. El objetivo tiene una hoja de ruta clara, dejarlo en el 15 % que marca la estrategia europea 2020. La tarea parece complicada, porque se parte de una tasa del 21,2 %, muy lejos del 12 % europea.

Además, evidenció  su postura de romper esa tendencia de que su cartera esté de uñas con los docentes. Para evitarlo se elaborará un libro blanco del Estatuto del Docente, con derechos y deberes, en colaboración con los sindicatos.

El buylling, asignatura pendiente

“Sólo reaccionamos cuando ocurre la tragedia”, afirmó Méndez de Vigo. En su agenda está acabar con el abuso escolar: “Este Ministerio es consciente de sus efectos devastadores. Resulta imprescindible el trabajo conjunto con las comunidades autónomas sobre la convivencia y violencia escolar para la mejora de protocolos y la puesta en común de buenas prácticas. Se debe fomentar el reconocimiento público de los docentes implicados en la mejora de la convivencia escolar”.

El tiempo irá diciendo…

Foto: EFE

¿Qué hacemos con Educación para la ciudadanía?

Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos fue una asignatura aprobada por el Gobierno de Zapatero y suprimida cuando Mariano Rajoy llegó al poder. Ahora la ONU ha pedido al Ejecutivo que la recupere

school-class-401519_1280

Cuando los conflictos políticos afectan a la Educación, los perjudicados son los estudiantes y el futuro, no los partidos políticas. Un claro ejemplo de la lucha de intereses lo simboliza Educación para la Ciudadanía, la asignatura a la que le ha rodeado la polémica desde su creación durante la época de Rodríguez Zapatero.

Impulsada para el ciclo de Primeria y Secundaria, varios sectores conservadores, entre los que se incluía la Iglesia, se negaron a su implantación al considerar que el Estado no debe asumir la enseñanza moral de los más jóvenes. Incluso el PSOE se encontró con la oposición de los anarquistas porque fomentaba el sistema de democracia parlamentaria y no daba lugar a otras formas de gobierno.

Este malestar desembocó en un conflicto por si era legal o no la ‘objeción de conciencia’ la imposición de la materia. Como no se conseguía resolver en nuestro país, el asunto llegó a oídos internacionales cuando se presentó una demanda  en el Tribunal Europeo de Derechos Humanos y se acudió al Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas. Wert puso punto y final al asunto el 31 de enero de 2012 cuando eliminó del programa educativo Educación de la Ciudadanía.

La ONU pide su recuperación

Ahora ha sido el Comité de la ONU para la Eliminación de la Discriminación a la Mujer quien ha retomado la patata caliente, al pedir al Gobierno popular que recupere la asignatura, ya que consideran que su desaparición es una medida “retrógrada” que dificulta la enseñanza de los “derechos humanos de la mujer como parte inalienable de la ética cívica de los estados. Esa asignatura es una herramienta esencial”.

El documento, que se ha hecho público esta semana, asegura que “la asignatura de Ciudadanía es una herramienta esencial y necesaria para educar a niños y niñas para que entiendan que los Derechos Humanos de las mujeres son una parte inalienable de la ética cívica de todos los Estados, y que la violencia de género es una violación de los Derechos Humanos, prohibida por el derecho internacional y el español”.

Veremos en qué queda el asunto.

Página 3 de 2512345...1020...Última »