El futuro de los libros

Esta semana han publicado unos datos que evidencia el futuro al que se tienen que agarrar autores y editoriales

 l2

Según la Federación de Gremios de Editores de España (FGEE), y que se hace eco el diario ABC,  el 23% de los libros que se publican en España ya son e-books. La facturación del libro digital subió un 8% en 2014, tras alcanzar los 80,26 millones de euros anuales, mientras que la venta de libros en papel descendió un 9,7%.

Pero lo más destacado no sólo está en estos números. También llama la atención el comportamiento de los lectores de plataformas digitales, ya que leen más cantidad que los tradicionales. El motivo principal es que es más barato y tienen más donde elegir.

Extrapolable a la educación

Esta tendencia también se está dando paulatinamente en la Educación. Tal y como contaba Andrea Santiago, coordinadora de UniversoiDEA, hasta las instituciones se han percatado de que la mejor herramienta para educar a las nuevas generaciones tiene que ser un soporte tecnológico y por ello están subvencionando pizarras digitales, ordenadores o dispositivos electrónicos.

UniversoiDEA, gestionado actualmente por Nimbeo, iDEA pone a disposición de los usuarios los libros de texto digitales de las mejores editoriales, repletos de contenidos y actividades multimedia.  Así, el profesor puede completar las actividades y contenidos propuestos por el libro y compartirlos con la clase.

Tensión entre el Gobierno y los sindicatos por la Educación Pública

Esta semana ha salido a la luz la tensión entre el Gobierno y los sindicatos por la intención de contratar a más de 2.000 licenciados para suplir la falta de profesores

eldiarioFoto: eldiario.es

El sector de la Educación en España está en tensión. Esta semana ha surgido un revuelo mediático. A principios de semana salía a la luz que el Ministerio quería destinar 22 millones de euros para contratar a unos 2.000 becarios, profesores/as recién licenciad@s que pueden de estar forma disfrutar de sus primeras prácticas en colegios.

La versión oficial aseguraba que “se trata de un programa piloto de becas de formación de egresados universitarios con muy buen expediente académico. El programa tiene como objetivo fundamental propiciar la mejora de los resultados de los alumnos de centros docentes con especiales dificultades, y ofrecerles soluciones a los diferentes problemas que se plantean”.

Contestación de los sindicatos

Las reacciones no se hicieron esperar. Las críticas más feroces proceden de los sindicatos, que consideran que esta maniobra “es una sustitución de profesorado por trabajadores a bajo coste y con fines electoralistas”. En ese sentido, reprochan que el objetivo sea “introducir becados (contratos en precario) que no tienen la formación necesaria para atender al alumnado con especiales dificultades”.

A esas quejas se han sumado las asociaciones de padres, que consideran que “no podemos llenar el sistema de precariedad. La idea, ayudar a los alumnos con necesidades, puede ser loable, pero no realizada por becarios, sobre todo cuando hay muchos especialistas que han perdido su puesto”.

Según los datos oficiales del Ministerio de Hacienda, la educación pública ha perdido casi 25.000 docentes en dos años hasta 2014 (un 4,75% menos de plantilla).

Página 1 de 212